lunes, 1 de agosto de 2011

COCHINILLO ASADO

Quien se lo iba a decir a estos dos como iban a terminar. Estaban buenísimos porque eran cerditos ibéricos.


Limpiamos bien el cochinillo, salamos y untamos con manteca de cerdo ibérico, en la bandeja de horno ponemos unas ramas de laurel, para que no se nos pegue la piel. Le dejamos a temperatura baja para que se vaya haciendo poco a poco.
En esta ocasión he machacado ajo y perejil y vino blanco y lo he echado.Pero como lo haría un gran maestro asador como mi amigo Santiago, sólo lo haría con manteca y sal.
 Para tostar la piel  cogemos un pincel y untamos la piel del cochinillo con vinagre,  esta operación se realiza varias veces.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada